Con el objetivo de encontrar un lugar en los primeros lugares de la clasificación, el Fraikin ha luchado hasta el final para vencer por la mínima a un Bidasoa Irún que ha trabajado para mantenerse en la zona mediana-baja de la liga. El descontrol del partido y el ataque rápido ha impuesto la igualdad, hasta que la acción final ha permitido que los dos puntos de la novena jornada se queden a Palau.


El FraikinBM Granollers ha empezado el partido desconcentrado: no encontraba espacio en la portería de Asier Zubiria y perdía varias pelotas en los primeros ataques, permitiendo que el Bidasoa Irún empezara con un parcial 1:4 (m. 5), que configuraría el juego local durante la primera parte. Los de Rama han entrado al partido a partir del minuto 7, cuando el Palau, atestado y con una afición totalmente dedicada al partido, ha podido ver la actitud que caracteriza el equipo en ataque y en defensa.

La estrategia de los de Cuétara para dificultar el juego vallesano ha sido cortar el contraataque mediante la salida de Zubiria, que conseguiría pararlos hasta tres veces. Pero no ha sido suficiente, porque en el minuto 10, los de Rama dominaban el partido por primera vez y colocaban el empate en el marcador (6:6) gracias al contraataque. A pesar de que el cambio ha permitido que el Fraikin cogiera las riendas del juego, los rivales han conseguido un segundo empate en el marcador (9:9) haciendo uso de un juego descontrolado en los dos conjuntos (m. 15). A partir de este momento, los errores en defensa y la rapidez y acierto en ataque se han impuesto en el partido, forzando la igualdad en el marcador. Aún así, los vallesanos han sido superiores al final del primer tiempo y han podido ir al vestuario con una ligera ventaja gracias, otra vez, a las pelotas cortadas en defensa y los contraataques posteriores (18:16, m. 30).

En el segundo tiempo, los de Cuétara han podido hacer frente a un Fraikin joven —Tarrafeta (2 goles), Márquez (6 goles) y Rakocija a la primera línea— y han instalado el empate en el electrónico. La igualdad sería, otra vez, la tónica general de una segunda parte caracterizada por un juego más estático, pero también rápido y con acciones llenas de talento por parte de los dos conjuntos. Llegando al tercer cuarto de partido, con los exBMG Rodrigo Salinas y Borja Lancina en el terreno de juego y grandes acciones de César BomBom (32% de efectividad) y Xoan Ledo (33% de efectividad) bajo palos, los vascos volvían a empatar el partido (23:23, m. 44), poniendo las cosas todavía más difíciles a los vallesanos.

A partir del minuto 45, la efectividad desde fuera del área de Màrquez ha permitido que el Fraikin encontrara la comodidad en el ataque estático pero, aún así, no conseguía la ventaja que necesitaba para afrontar la recta final del partido, que se presentaba complicada. A pesar de la ventaja de dos goles que el Fraikin ha conseguido entrando a los últimos diez minutos de partido, Lancina (4 goles) volvía a igualar el partido (28:28, m. 55) y Nonó (6 goles) conseguía el gol que daba la ventaja a los rivales, una renta que no veían desde el parcial favorable de los primeros minutos de partido. Figueras, en conexión con Ferrer, ha empatado por última vez (29:29, m. 58) y, después de que los tiros de Márquez y Tarrafeta no encontraran su objetivo, otro gol de Figueras en el último segundo ha sido suficiente para conseguir la victoria por la mínima!

Fraikin BM Granollers [30]: Guàrdia, Cabanas (5), Porras, Bernatonis (2), Pérez (1), García, Ferrer, Figueras (8), Cañellas, Resina (3), Rakocija, Silva (3), Reixach, Almeida (32%), Márquez (6), Tarrafeta (2).

Bidasoa Irún [29]: Cavero, Vázquez (3), Crowley (1), Beltza, Aldaba (2), Nonó (6), Odriozola (3), Zubiria (21%), Serrano (5), Ledo (33%), Muñía (1), Renaud-David (1), Salinas (2), Popovic (1), Redondo, Lancina (4).

banner-gcup2018